4º Diálogo: Sobre las consecuencias ecológicas y evolutivas de “SER-URBANO” en tiempos de cambio global.

Juan Luis Arsuaga. Catedrático de Paleontología en la Facultad de Ciencias Geológicas de la Universidad Complutense de Madrid y Director del Centro de Evolución y Comportamiento Humano.

 Eduardo Martínez de Pisón. Catedrático de Geografía de la Universidad Autónoma de Madrid.

 14 de noviembre de 2013, FUNDACIÓN CAJASOL, Sevilla

Sobre los Diálogos en la Frontera de la Sostenibilidad

 Estos diálogos constituyen uno de los instrumentos que contiene la caja de herramientas que propone el Proyecto Aula de Sostenibilidad (www.unia.es/sostenibilidad) con el que la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) quiere impulsar procesos institucionales de innovación, experimentación y creación frente al desafío que plantea las crisis asociadas a los problemas ambientales relacionados con el proceso del Cambio Global.

 En un planeta inmerso en una grave crisis de civilización, el diálogo sobre algo con alguien es silenciado por discursos y soliloquios relacionados con pensamientos estándares, que erosionan la diversidad de ideologías y de puntos de vistas sobre cómo abordar las relaciones entre humanos y naturaleza.

 Faltan espacios, no para las lecciones magistrales, sino para la conversación libre, pausada y tranquila, sobre las raíces económicas, socio-culturales y metafísicas del deterioro ecológico de los ecosistemas, la pérdida de la biodiversidad del planeta y sus consecuencias en el bienestar humano.

 Por esta razón, el Aula de Sostenibilidad de la UNIA, a través de sus Diálogos en la Frontera de la Sostenibilidad, quiere crear las condiciones para que se hagan visibles los “pensamientos en voz alta” de grandes intelectuales de las ciencias sociales y biofísicas, del arte y de la tecnología comprometidos con la búsqueda de estrategias que contribuyan a una transición a la sostenibilidad.

 Pero este espacio de encuentro para el debate socioecológico no quiere promover un coloquio solo entre los interlocutores invitados, sino también con el público asistente. Estos diálogos son mitad de los dialogantes y mitad de las personas que los atienden quienes, en un momento determinado, pueden poner palabras a sus ideas, pensamientos y propuestas para que lo dicho sea más que la suma de las palabras habladas.

 Sobre las consecuencias ecológicas y evolutivas de “SER-URBANO” en tiempos de cambio global.

 Hemos entrado en la “Era Urbana”, un tiempo único en la historia de la Humanidad en el que las ciudades se han convertido en el “hábitat natural” de los seres humanos. Estamos presenciando un flujo creciente de habitantes del planeta que se desplazan desde el medio rural a los núcleos urbanos. Más del 50% de la población se concentra en alrededor del 3% de la superficie de los continentes. Puede decirse que estamos sufriendo un “Cambio Global Urbano” ya que, aun cuando la superficie urbana es muy reducida, el metabolismo de las ciudades es tan profundo que controla la dinámica global del planeta.

 La sostenibilidad planetaria depende de la sostenibilidad urbana, pero los debates sobre el futuro de las ciudades se centran más en alcanzar un modelo de urbanismo eficiente en el uso de la energía, el agua o los materiales que en conceptuar a las ciudades como centros de creatividad, de cultura y de aprendizaje institucional para vivirlas de otra manera.

 Los ritmos de los cambios urbanos actuales se alejan de los ritmos “naturales”. Son sumamente rápidos e intensos, inesperados, muchas veces traumáticos, y ningún retazo del planeta escapa a sus efectos. Tratamos de imponer, en vano, los tiempos de los humanos a los tiempos de la naturaleza.

 En las ciudades se está produciendo un proceso de “desnaturalización” de nuestra civilización al promover un estilo de vida urbano, individualista, tecnofílico (pantallo-dependiente) y sedentario que nos hace olvidar el sentido comunitario de la vida humana así como nuestra dependencia de los ecosistemas del planeta. La “amnesia ecológica” que se sufre en las ciudades nos hace ignorar que somos biodiversidad humana y que, pese al desarrollo tecnológico, nuestro futuro seguirá dependiendo de la biodiversidad no humana.

 Las consecuencias del cambio de una evolución humana “al aire libre” a un proceso de humanización en un ecosistema urbano completamente artificial muy diferente de los naturales tiene consecuencias impredecibles, pero previsibles. No podemos predecir el futuro pero sí podemos debatir y construir narraciones sobre lo puede traernos el mañana a partir de fragmentos de nuestro pasado y presente como especie humana.

 4ºDialFoto2

Desde estos argumentos parece justificada la realización de este cuarto Diálogo en la Frontera de la Sostenibilidad, que busca responder a las preguntas que deberíamos preguntarnos sobre las consecuencias ecológicas y evolutivas de “ser-humano” y de “ser–urbano” en estos momentos de la civilización actual. Para ello hemos concertado una cita, en nuestra Aula de Sostenibilidad de la UNIA, con dos grandes científicos y viajeros del pasado, presente y futuro de los territorios geográficos y humanos. El paleontólogo Juan Luís Arsuaga, quien sigue explorando a través del registro fósil el dilema, aún por resolver, de lo que significa ser humano, y el geógrafo Eduardo Martínez de Pisón, quien, a través de sus viajes a regiones poco exploradas del planeta, trata de comprender la evolución de sus paisajes y paisanajes.

Enlaces de interés

UNIA Universidad Internacional de Andalucía
Monasterio Santa María de las Cuevas. c/ Americo Vespucio nº 2. Isla de La Cartuja, Sevilla, España / sevilla@unia.es / +34 954 462 299